StrongBox y DeadDrop, proyectos para asegurar las fuentes de información

Hoy The New Yorker dio a conocer un proyecto llamado Strongbox, que tiene por objetivo permitir que las fuentes compartan fugas de la organización o cualquier tipo de de noticias de manera segura, sin revelar la fuente o el origen.

strongbox

El sitio hace uso de la red TOR y cifra los archivos con PGP. Una vez que los archivos se cargan, son transferidos a una computdora que no está conectada a Internet, que se borra cada vez que se enciende y se inicia desde un Live-CD.

El diario no grabará ningún detalle acerca de la visita del usuario, por lo que incluso una solicitud del gobierno no podrá encontrar información útil para rastrear la fuente.

“Hay una brecha tecnológica cada vez mayor: los registros telefónicos, el correo electrónico, la informática forense, y el hacking son armas valiosas para aquellos que buscan para identificar la fuente de un periodista. Con algunas excepciones, la prensa ha hecho muy poco para mantener el ritmo”. La nueva plataforma de intercambio de The New Yorker está basado en DeadDrop, un proyecto de software libre creado por Aaron Swartz poco antes de su muerte.

[Vía]